Select Page
Té, ¿puedo tomarte? Cómo preparar un “tea break”

Té, ¿puedo tomarte? Cómo preparar un “tea break”

Si eres de la creencia de que el té es la infusión del Reino Unido por excelencia, estás en lo cierto, pero si eres de la creencia de que el orígen es totalmente británico, ahí ya te equivocas. No voy a darte clases de historia, pero sí te recomiendo que leas Sabrosía en donde despejan la duda del orígen de ésta deliciosa bebida.

El té se toma en China desde hace más de 4700 años, pero se popularizó en la isla británica y hoy en día se conoce por su consumo de forma tradicional.

En Japón existe la famosa Ceremonia el Té o chanoyu que consta de 15 pasos principales y cuyos conceptos básicos son la armonía (wa), el respeto ( kei), la pureza (sei) y la tranquilidad (jaku). También existe ésta ceremonia en China.

Hoy el té se toma de forma universal y exisen teterías en cualquier parte del mundo y puedes encontrar todo tipo de cerámicas, accesorios y acompañamientos con ésta milenaria bebida.
¿Qué té debo utilizar?

Existen muchas marcas de té en el mercado y dependiendo de dónde vivas y de tus costumbres utilizarás una u otra. Las marcas más características en Reino Unido son Earl Grey, Assam, Darjeeling o Lapsang Souchong.

Si puedes, utiliza té en ramas o en hojas antes que las típicas bolsitas preparadas, porque será un té más natural. Necesitarás un pequeño colador para colocar sobre la taza al servir.

¿Cómo servir un té correctamente?

Si eres el anfitrión, deberás tener presente una serie de detalles a la hora de presentar a tus invitados todo tu armamento “teístico”. El té puede ser acompañado de bollería, galletitas, sandwiches, ensaldas o fruta. El modo correcto de presentar el té (en hostelería) es cuando le ofreces a cada invitado su propia tetera, de éste modo cada uno infusionará su té al gusto: más suave o más concentrado.
¿Con qué acompañamos el té?

Aunque lo importante es la taza con el riquísimo líquido en su interior, obviamente es una excusa para tomar un bocado y tienes que procurar que sea delicioso. Los acompañamientos pueden ser: Sandwiches o emparedados, frituras, patatas fritas, pan, ensaladas, fruta, mermeladas, natas, merengues o cremas, scones, bizcochos, cup-cakes, bombones … y cualquier cosa que se te ocurra.

La comida puedes servirla en fuentes y fruteros y cada comensal tendrá un plato con cubiertos y servilleta, para servirse. Es importante acompañarlo todo de diferentes tipos de azúcares: blanco, moreno, sacarina, etc. No olvides otros acompañamientos como mermeladas, mantequillas y untables en general.

Procura tener a disposición de todos una jarra con agua o vasos individuales preparados y adornados con hielo y distintas hierbas aromáticas o frutas del bosque, para tomar agua después de la degustación.

¿Cómo disponemos la mesa?

Bien, ésto es lo que vas a necesitar:
Paltos medianos o de merienda (más pequeños que los de comida o cena) para la merienda y otro más pequeño para el pan. Servicio de té: platito y taza.
Tenedores, cuchillos y cucharas de postre. Además necesitarás cucharillas pequeñas para el azúcar.

De cerámica preferentemente. Si cada comensal tiene su propia tetera, deberá ser más pequeña, de uso individual.  Las jarritas de cerámica (a juego con la tetera), una para la leche y otra para la crema.

   

Vasos para agua. Jarra para agua. Copa de champagne.
Servilletas. Colador pequeño. Fuente de varios pisos para los dulces, sandwiches, fruta … Pinzas para servir (puede ser una cuchara y un tenedor). Pequeños recipientes para: limones cortados, cremas o mermeladas, azúcar, mantequilla … Opcional puedes presentar una cuidada selección de tés para que tus invitados puedan elegir a su gusto.      

Para disponerlo sobre la mesa, primero tienes que procurar que la mesa esté cubierta con un mantel y un cubre mantel limpios y sobre todo bien planchados.

En el centro de la mesa irán las bandejas y fuentes con los dulces, sandwiches y demás comida. Si te queda demasiado espacio libre, puedes poner un centro de flores.

Procurate una mesita auxiliar para tener la tetera y poder colocarla después de servir a los comensales. Si vas a utilizar teteras individuales, tráelas preparadas con el agua caliente y que cada comensal elija y coloque dentro el té que desee y la cantidad.

Éste es el orden de colocación de la vajilla, cubertería, lencería y cristalería:

  • Delante del comensal tiene que estar el plato de postre.
  • A la izquierda del plato debe ir el pequeño plato del pan.
  • Los cubiertos van colocados a ambos lados del plato principal: cuchillo a la derecha (con el filo mirando hacia el plato) y el tenedor a la izquierda. También se pueden poner ambos al lado derecho para colocar la servilleta en el lado izquierdo.
  • La cucharilla del té puede ir junto con el servicio de té o colocado a lado del tenedor.
  • Si se va a servir agua o champagne, el vaso o copa irán inmediatamente por encima del cuchillo.
  • El servicio de té se coloca al lado izquierdo del plato principal.

Recuerda que en decoración, el gusto manda pero, cuanto más sencillo mejor. Procura no sobrecargar el centro de la mesa o incluso la comida que vas a servir, porque se trata de un leve “picoteo” de media tarde y mejor que sea poco y bueno.

Si quieres que el evento sea redondo, puedes enviar invitaciones una semana antes con temátiva vintage o incluso steampunk y pedirle a tus invitados que se vistan de acuerdo al tema de la reunión.

Si la reunión es más informal, puedes ahorrar sacar cierta vajilla como por ejemplo teteras individuales.

Aprovecha el buen tiempo y nunca dejes pasar la oportunidad de tener una reunión de media tarde, alrededor de una deliciosa taza de té, en el exterior (si el tiempo y el lugar lo permiten).

¡Salud! y cuida-té.

¿Para qué se usa cada copa?

¿Para qué se usa cada copa?

Existen muchos tipos de copas, pero es ilógico explicar todas y cada una de ellas porque son muchísimas y es mejor ir por partes. Hoy te explico las copas habituales que encontrarás en eventos en donde se ofrece comida o cena.
Menu

Dependiendo del menú que se vaya a servir en el evento, te puede resultar más o menos complicado determinar cual es cual.

Si es un menú cerrado (menú seleccionado con anterioridad al evento), las copas han de estar colocadas con anterioridad y es donde tienes que saber para qué se utiliza cada una de ellas.

Si por el contrario estás en un restaurante, te irán cambiando la cristalería, cubertería y vajilla en base a lo que vayas pidiendo de la carta (el menú se elige en el momento de sentarnos a la mesa) y te será más sencillo identificar para qué es cada copa ya que te la traerá el camarero justo antes de traer el plato que lo acompaña.

También ayuda mucho que el camarero llena 1/3 de la copa del líquido que hayamos pedido, con lo que evitamos utilizar la copa inadecuada. Por ejemplo servirnos el vino en la copa de agua.

Desayun

En los desayunos, brunchs, tes o meriendas no usaremos éste tipo de copas. Es posible que cambien ciertas rutinas debido al país, el evento o incluso el lugar en donde se celebra la comida o cena, pero lo que si es seguro, es que siempre encontrarás 3 tipos de copas “básicas”.

En tu mesa deberías encontrarte como mínimo con una copa para el agua y otra para el vino. Si en la recepción se ofrece pescado, será la copa de vino blanco y si se ofrece carne, podrás distinguir la copa de vino tinto y si se ofrecen ambos platos, pues habrá ambas copas.

La copa de vino tinto suelen tener la boca más ancha que las de vino blanco y menos que las de agua. El diseño de la boca es para resaltar el buqué (aroma) del vino y de éste modo no se escapa la esencia. El cáliz es redondeado para que el vino pueda airearse. En lo posible trataremos de tomar la copa por el tallo, nunca por el cáliz. El vino tinto marida con carnes rojas, charcutería y caza.

La copa de vino blanco es algo más pequeña que la copa de vino tinto porque pierde menos aroma. El cáliz es más largo y esbelto y no es tan redondeada ya que el vino blanco no necesita respirar tanto como el tinto. Siempre hay que tomar la copa por el tallo y evitar tomar con los dedos el cáliz. Como dato añadido, el vino blanco se sirve frío y suele acompañar a platos de pescados, pastas, quesos, postres …

La copa de agua es la única copa que no se retira NUNCA  de la mesa hasta que el comensal se levante de la misma para irse. Incluso si ya está retirada toda la vajilla y cubertería restantes. Se reconoce rápidamente porque tiene el tallo más corto o más grueso, dependiendo de la marca. La boca es mayor, el cuerpo es mucho más grueso que el resto de copas, con redondeces más pronunciadas.

En hostelería todo se coloca en el orden en que se come o bebe para que el comensal no tenga que preocuparse demasiado. Ten en cuenta que todo está diseñado para los diestros, así que si eres zurdo, tendrás que pensar como diestro para entender la distribución.

Como diestro, tu mano derecha es la que siempre utilizas para tomar las cosas: copas, vasos, cubiertos, servilleta … y es por ello que las copas están colocadas a tu derecha y en el siguiente orden: vino tinto, vino blanco, agua y cava/champagne/espumoso (opcional) .

Las copas de vino pueden cambiarse, por ejemplo si el primer plato es pescado o pasta y el segundo es carne, el orden será vino blanco, vino tinto, agua. En otra ocasión te cuento cómo maridar el vino con la comida y así con solo ver la disposición de las copas o los cubiertos podrás saber si se sirve de primero sopa o caldo o carne o pescado.

La copa de cava o para vinos espumosos es opcional. Si por ejemplo el evento es una boda y al inicio se ofrece una recepción o cóctel, ya se sirve el cava y no es necesario volver a servirlo en la mesa.

Cualquier otro tipo de bebida, helado o caldo que se sirva en cristalería, deberá venir preparado de cocina, por lo que no es necesario distribuirlo en la mesa: sorbetes, gazpachos, chupitos …

En los enventos en donde hay menores, hay que saber que lugar van a ocupar para retirarles las copas de alcochol (vinos y cava). Normalmente se reserva una o varias mesas para los más peques y así es más sencillo servirles.

Tallos de copas